Blog

La educación en tiempos del COVID-19

e-learning

En los últimos meses, millones de estudiantes han entrado en modalidad virtual ante el cierre temporal de colegios por el Covid-19. Esto ha obligado a educadores, estudiantes y padres de familia a cambiar los esquemas a través de los cuales los niños y jóvenes aprenden.

Debido a que esta realidad se está acercando en todo el mundo, quisiera compartir algunos lineamientos para los actores del sector educativo tengamos en cuenta en esta modalidad de aprendizaje y enseñanza.

Para que este tipo de educación funcione deben que existir dos factores principales: El primero es una disposición básica por parte de estudiantes y padres de familia para aprender. Este es un tema esencial porque se debe dar valor a la oportunidad de aprender y prioridad a que estos procesos se lleven a cabo. Además, es una oportunidad única para lograr desarrollar autonomía en los estudiantes, con un propósito claro.

El segundo factor es una infraestructura básica establecida por las instituciones educativas y los profesores. En este aspecto, los educadores son los que indican qué es lo que se va a aprender, cuándo y de qué manera. Las instrucciones dadas desde las instituciones educativas permitirán a los estudiantes y padres de familia organizarse para lograr tener los espacios apropiados de aprendizaje.

Una vez los dos factores esenciales están definidos, debemos entender que existen dos formas de trabajar de manera virtual: Sincrónico, donde los estudiantes y el profesor están conectados al mismo tiempo, pero en lugares diferentes y asincrónico, donde el profesor establece una rutina de aprendizaje, pero no está conectado simultáneamente con los estudiantes.

Cada institución definirá cómo llevará a cabo el aprendizaje dependiendo de la edad de los estudiantes, el currículo definido y los recursos disponibles. En ese sentido, el trabajo de estudiantes de preescolar puede ser muy diferente al de los de educación media.

Para todos los casos, les presento algunas sugerencias que puedan ayudar en este proceso de planeación y transición:

Educadores

  • Determinen los objetivos del aprendizaje y la forma de trabajarlos: Lo primero es definir que no va a ser posible enseñar lo mismo y de la misma manera a como se hace en el salón de clases. Por esto, debe ser muy intencional cuales son los temas y las habilidades más importantes para desarrollar y cómo se va a trabajar.
  • Establezcan un horario para el aprendizaje: Den directrices claras sobre su expectativas de cuánto tiempo y a qué horas deben trabajar los estudiantes. Recuerden que probablemente los estudiantes se demorarán más tiempo de lo que ustedes creen en hacer el trabajo.
  • Determinen la pedagogía más que la herramienta: Existen múltiples herramientas para trabajar. Como educadores piensen primero en la didáctica y lo que quieren lograr y luego busquen la herramienta apropiada, sea en internet o física.
  • Busquen espacios de interactividad: En este tipo de educación, mantener la conexión del educador con los estudiantes es importante. Busquen maneras de usar internet, teléfonos, etc. para mantener una conexión con los estudiantes.
  • Establezcan las normas, procedimientos y expectativas desde el comienzo: La gestión de clase sigue siendo responsabilidad del profesor. Den sus directrices de manera clara para el trabajo de los estudiantes.
  • Sean flexibles con las condiciones de cada estudiante: La realidad de cada estudiante es diferente. Es posible que algunos estudiantes no tengan acceso a internet, o ni siquiera a un sitio apropiado para sentarse a trabajar. Muestre su apoyo y mantenga la mente abierta a estas realidades.
  • Usen la tecnología en la medida de lo posible: Existen muchas herramientas para producir videos sencillos donde se pueden explicar conceptos y plataformas gratuitas como YouTube, Google Classroom, Hangouts y Docs. Microsoft también tiene varias herramientas al igual que múltiples sitios web que están disponibles. Trate de sacar provecho de estas herramientas para su trabajo virtual.

Padres de familia:

  • Explíqueles a sus hijos lo que está pasando: En estos momentos, sus hijos pueden no entender exactamente lo que está pasando en el mundo. Dedíqueles un rato importante para explicar toda la situación y cómo, al quedarnos en casa, podemos empezar a prevenir la dispersión del virus.
  • Establezca un lugar apropiado para trabajar: Busque un sitio y adecúelo para que sus hijos puedan estudiar de manera cómoda. Esto puede ser un escritorio o la mesa donde comen, lo importante es que sea un sitio que tenga buena luz y que sea lo más agradable posible.
  • Mantenga las rutinas: Es importante diferenciar que esta no es una época de vacaciones y que el aprendizaje continúa. Por esto, mantenga la rutinas de los niños y jóvenes lo que más pueda. Esto quiere decir que ellos se deben levantar, vestir y estar listos para el aprendizaje al igual que si estuvieran asistiendo de manera presencial. Las rutinas ayudarán a los estudiantes a estar más dispuestos a aprender.
  • Empodere a sus hijos: tenga conversaciones profundas de por qué aprendemos. Promueva que ellos sean los dueños de su aprendizaje y que realmente reconozcan la importancia de mantenerse activos en su aprendizaje.
  • Establezca reglas para mantenerlos seguros si están trabajando en internet: como se ha mencionado en esta columna en otros momentos, internet tiene grandes ventajas y algunos retos. Para esto trabaje con sus hijos en establecer muy claramente qué pueden y qué no pueden hacer en internet y haga monitoreo de que esos acuerdos se estén cumpliendo.
  • Involúcrese en el aprendizaje de su hijo: si bien sus hijos son los responsables de su aprendizaje, pregunte con frecuencia qué tipo de cosas están haciendo, cómo lo están haciendo y si necesitan alguna ayuda. Recuerde que las instituciones educativas están para ayudar tanto a los estudiantes como a los padres de familia.

Estudiantes:

  • Valore el aprendizaje: Aprender es maravilloso y tenemos que valorar la oportunidad de hacerlo tanto presencial, como virtualmente.
  • Mantenga las rutinas: Prepárese para aprender como si fuera a ir a su institución educativa.
  • Haga ejercicio en lo posible: Busque tener pausas activas y encuentre momentos para moverse y hacer ejercicio durante el día. 
  • Trate de mantener contacto directo con profesores y compañeros.
  • Disfrute de esta nueva forma de aprendizaje.

Esta es una oportunidad única para que ensayemos, innovemos y aprendamos a trabajar de manera virtual. Más allá del aprendizaje académico, no olvidemos la importancia del vínculo entre las personas. La tecnología nos puede ayudar en que nos mantengamos conectados para que entre todos nos cuidemos física y emocionalmente en estos periodos de incertidumbre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *